Intereses Españoles y “Empresariales” Sobre la Luz y la Riqueza de México

Intereses Españoles y “Empresariales” Sobre la Luz y la Riqueza de México

 

La Nueva Conquista Española

 

Por la Escuela de Cultura Popular de la OPC-CLETA

 

En diversas declaraciones frente a medios de comunicación y en mítines, el líder del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), Martín Esparza, acusó a la Secretaría del Trabajo de querer dividir al organismo para poder hacer uso comercial de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro. El dirigente declaró que funcionarios de la Secretaría de Energía pactaron la licitación de la fibra óptica de Luz y Fuerza del Centro a una empresa trasnacional de origen español denominada WL comunicaciones, cuyos principales accionistas serían exfuncionarios del gobierno foxista: Fernando Canales Clariond y Ernesto Martens.

 

Por su parte, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Armando Paredes Arroyo, quien representa al sector de empresas capitalistas nacionales y algunas transnacionales, no sólo apoyó la medida de negar al sindicato de electricistas, sino que se mostró a favor de la propuesta de eliminar o fusionar a organismos como LFC, ya que “implican gastos que no se pueden sostener en momentos de coyuntura económica”.

 

De este modo un aparente problema intrasindical se está volviendo la oportunidad para el gobierno calderonista y las empresas para promover la necesidad de una apertura a la inversión extrajera o empresarial sobre los bienes de la nación, así como la disolución de los principales sindicatos y sus respectivos contratos colectivos de trabajo.

 

En una interesante investigación llamada la “Nueva conquista”, Greenpeace describe el panorama por el que las empresas transnacionales, y específicamente las empresas españolas se han apropiado en los últimos años de amplios sectores de las economías de América latina.

 

En su libro La Década Dorada. Economía e Inversiones Españolas en América Latina 1990-2000, Ramón Casilda Béjar, director de la Cátedra del Grupo Santander en España, analiza las grandes ventajas políticas que han tenido para que España reconquiste económicamente a los países de América Latina. Entre estas ventajas estarían el idioma compartido, el jugoso mercado de 450 millones de personas, y sobre todo “la posibilidad de concluir exitosamente reformas estructurales en el futuro”.

 

Las empresas españolas aprovechan estas ventajas políticas y demográficas, así como los bajos costos de la seguridad social y los proveedores, y la disponibilidad de mano de obra barata y en su mayor parte poco organizada.

 

El resultado son más de 2 mil 700 empresas españolas que operan en México, y que se han instalado con estas condiciones favorables otorgadas por los gobiernos mexicanos.

 

Estas “inversiones españolas” se han diversificado, y van desde la infraestructura de transporte, los seguros, la telefonía, hasta la banca, el turismo y la energía.

 

La banca es un buen ejemplo de ello. Bancomer (nombre con el que opera en el país el BBVA) y Santander son las instituciones número uno y tres, respectivamente, del sistema bancario. Bancomer tiene 14 millones de clientes, y activos por casi 50.000 millones de dólares. Los dos juntos controlan el 40% de los activos de la banca, el 41% de la cartera crediticia y el 40% de las utilidades netas.

 

En el sector de seguros, MAPFRE es una de las empresas líderes. Y en telefonía, Fundación Telefónica tiene más de 10 millones de clientes. En el mundo editorial y de los medios de comunicación, PRISA es copropietaria con Televisa del sistema Radiópolis, con un 50 por ciento cada una. Y en el mercado editorial operan Planeta, Tusquets, Anagrama, Grijalbo, Seix Barral y Santillana.

 

No sería sorprendente que empresas españolas acaparen las concesiones sobre los yacimientos multimillonarios de Litio y Potasio encontrados en estos días en Zacatecas, de los cuales los mexicanos no serán más que mano de obra barata.

 

Así pues, este 12 de Octubre se cumplirán 517 años que la llegada de Cristobal Colón a las tierras de América, en medio de un conflicto político entre el SME y el gobierno neoliberal, donde se juegan no sólo los derechos laborales de los trabajadores de este sindicato, sino la defensa de las empresas nacionales de las garras neoliberales de las empresas transnacionales extranjeras.

 

Aunque miles de niños son educados bajo la idea de que un 12 de octubre se descubrió América, hoy se debería recordar que un12 de octubre inició la dominación cultural, política y económica de la cual todavía no nos independizamos.

 

En Visión de los Vencidos, León Portilla recupera un episodio que mostraba la ambición con la que llegaban los españoles a las tierras de América hace 500 años:

“Les dieron a los españoles banderas de oro, banderas de pluma de quetzal, y collares de oro. Y cuando les hubieron dado esto, se les puso risueña la cara, se alegraron mucho (los españoles), estaban deleitándose. Como si fueran monos levantaban el oro, como que se sentaban en ademán de gusto, como que se les renovaba y se les iluminaba el corazón. Como que cierto es que eso anhelan con gran sed. Se les ensancha el cuerpo por eso. Tienen hambre furiosa de eso. Como unos puercos hambrientos ansían el oro.”

 

Hoy llegan una vez más los sedientos del oro de estas tierras, pero ahora disfrazados de empresas transnacionales y guiados por funcionarios y gobernantes traidores. Su sed de oro y de ganancias se ha incrementado con los siglos y siguen como puercos hambrientos de más y más dinero.

 

A 517 años los mexicanos tendrán una vez más que decidir enfrentarse o no a estos nuevos conquistadores, y de defender con garras lo poco que aun se tiene como nación. Aunque muchos mexicanos siguen confundiendo a los hombres barbudos con dioses, millones comienzan a darse cuenta que los que llegan son grupos de avaricia, con suficiente poder para imponer fraudes electorales, represiones, difamaciones mediáticas, y todo lo que sea necesario para extraer hasta la última gota de sudor de los mexicanos y apropiarse de las riquezas de México.

 

Impedir esta nueva conquista, será impedir que el gobierno destruya los sindicatos (como el SME) y venda lo poco que como pueblo nos queda en el país. Pero también implicará luchar por la descolonización cultural de los pueblos del mundo. En este sentido el domingo 11 de octubre desde las 11, el Festival Internacional Cervantino Callejero del CLETA presentará obras de grupos de “Nuestra América” en el Foro Abierto de Casa del Lago; y el próximo sábado 24 en la Peña de Peralvillo de la Escuela de Cultura Popular, alzaremos la cultura de liberación con música, teatro y poesía. Participa, libérate.

 

Privatización de facto

 

Por: Francisco Rodríguez

La privatización de los comunes equivale a enredar y complicar aún más la tragedia de los comunes
Mario Buenfil

CADA VEZ MÁS la producción de energía eléctrica en nuestro país está en manos privadas, en su mayoría extranjeras. Ello, no obstante que el Artículo 27 constitucional reclama como actividad exclusiva del Estado esta tarea. Subterfugios legales son los que permiten que, como en otros casos, la Carta Magna sea saltada “a la torera”.

 

Este principio que, pese a todo, aún prevalece en el texto político fundamental, responde a realidades históricas que el país ha tenido que enfrentar y cuyo aprendizaje radica en que existen áreas que deben ser consideradas como estratégicas, y cuya explotación económica debe estar en manos del Estado.

Hasta 1937, los objetivos de desarrollo tanto en áreas rurales como urbanas, no eran correspondidos por las empresas privadas que tenían menos del 38% de la cobertura de energía eléctrica. Por tal, en agosto de ese año, se creó la Comisión Federal de Electricidad cuyo objetivo primordial fue construir la infraestructura necesaria para dotar de energía eléctrica a toda la población. La capacidad de generación que alcanzó la CFE, no pudo ser equiparada por las empresas privadas. Hacia 1960 había una capacidad instalada de 2 mil 308 Megawatts, de los cuales la CFE generaba el 54%. El resto se encontraba en manos de empresas como la Mexican Light que producía el 25% y la American and Foreign que aportaba el 12%, y el 9% restantes compañías de menor tamaño.

Hoy, la capacidad instalada que reporta la CFE es de 49 mil 861 Megawatts, dividiéndose ésta en diferentes fuentes, las termoeléctricas producen el 44.82%, las hidroeléctricas contribuyen con el 22.15%, las carboeléctricas producen el 5.21%, y en menor grado las geotérmicas con 2.74% de la producción nacional, y 0.17% las eoeléctricas. Dato importante: El 22.98% de la energía eléctrica corresponde hoy a los Productores Independientes de Energía, esto es, iniciativa privada, que reitero, es fundamentalmente extranjera.

Son empresas privadas que ya forman parte del paisaje cotidiano del mundillo empresarial.
Ayer mismo, por ejemplo, una sola columna “empresarial” daba cuenta de las actividades de dos de estas productoras independientes de energía.

1) La española Iberdrola en pleito con Pemex por el precio al que la paraestatal le vende el gas. La firma española compra gas al Estado para producir electricidad, la que vende nuevamente al Estado, representado por CFE. El gas lo cobra Pemex Gas y Petroquímica Básica (PGPB con tarifas fijadas en "acuerdos base" firmados por la petrolera y las empresas. Pero Iberdrola afirma que Pemex violó acuerdos y cobró en exceso, por lo que exige devolución de lo pagado adicionalmente, más intereses, claro está.

2) Dragados Offshore, ganó un contratote con Pemex Exploración y Producción. Armará y pondrá en marcha una plataforma de generación eléctrica que lleva el singular nombre PG-Zaap-C. La productora de electricidad estará ubicada en la Sonda de Campeche y servirá para dar energía a las bombas que extraen crudo y gas del campo Ku-Maloob-Zaap, que a estas alturas ya produce más que Cantarell. El cheque para la empresa privada será de 2 mil 629 millones de pesos, sin contar IVA. Le ganó a General Electric, Siemens, Dresser Rand y ABB, otras productoras independientes de energía.

A este paso, la proporción de la producción eléctrica a cargo de la CFE regresará a los niveles históricos de 1937.
Cada vez más, son las empresas privadas, fundamentalmente extranjeras, las que generan la energía eléctrica, mientras que la inversión en la CFE decae.

Así, el decreto que liquidó a la Compañía de Luz y Fuerza, en los hechos, significó la privatización de la prestación del servicio, ¿no cree usted?

Índice Flamígero: En su acostumbrada colaboración, el psicoanalista José Antonio Lara Peinado lamenta haber tenido razón en su diagnóstico sobre el trastorno de personalidad del señor Calderón: “Clínicamente, observamos una fase perversa de justificación en torno al porqué se quiere acabar con Luz y Fuerza. No sólo eso. Estamos también observando como alrededor de una decisión perversa (en tanto no tiene límites) hay una buena cantidad de sujetos que, lejos de cuestionar, comparten la decisión. No en aras de una preocupación por el país, más bien en aras de disfrutar y de gozar con el dolor del que menos tiene. Todo mundo, de manera perversa, le entra al goce que provoca la decisión del gobierno. La televisión ha comenzado a disfrutar, a burlarse, a gozar, a ofender. Los poderosos han empezado a frotarse las manos ante el negocio que se avecina. Las fuerzas del Estado y su comandante en jefe, ya comienzan a limpiar sus escudos y pistolas por si la situación amerita mancharlas de sangre. Y desde que limpian, gozan. Estamos en la antesala de que el quiebre de personalidad del señor Calderón se combine con el quiebre de personalidad de militares, empresarios y políticos que en su patología no pueden aceptar que este país se está cayendo a pedazos, y se provoque un derramamiento de sangre. Para el perverso no hay límites, ni vergüenza ni asco.”

 

 

El nerviosismo


La decisión del gobierno de facto de Felipe Calderón de buscar una confrontación con el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), desconociendo a su dirigencia con vistas a acelerar la privatización inconstitucional de la industria eléctrica, no parece sino ahondar la grave crisis por la que atraviesa el país.

1. El nerviosismo, que no pueden ya ocultar los usufructuarios del poder en México ante el fracaso estrepitoso de Calderón al tercer año de su imposición, ha llevado al gobierno espurio a una nueva iniciativa de corte fascistoide –una confrontación gratuita con el SME– que entraña nuevos riesgos para todos los mexicanos sin que los grandes empresarios parezcan darse cuenta de la gravedad de lo que acontece.

2. Las expresiones vertidas el lunes 5 por Ricardo González Sada, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), decretando que está agotado el sistema económico y político de México y exigiendo las reformas estructurales (que para él han de ser, además de la hacendaria, en materia laboral, energética, política y educativa), para no tener que esperar hasta el 2012 (en que al parecer ese grupo piensa fortalecer su poder), no hacen más que reflejar la desesperación no de los pequeños y medianos empresarios del país, sino de los más importantes traficantes de influencias por el fracaso de Calderón (Milenio Diario, 6/10/09).

3. El objetivo real de las reformas estructurales en este ámbito aparece ahora de nuevo tras la confrontación decretada por Felipe Calderón y Javier Lozano contra los electricistas, y no es otro que el viejo proyecto conocido de entregar plenamente el control estratégico del sector energético del país al capital trasnacional y a Washington. Otro vocero de la ultraderecha, Armando Paredes, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), lo precisaba hace dos días afirmando que era urgente privatizar Luz y Fuerza del Centro, y fusionarla a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), ya en proceso anticonstitucional de privatización (Milenio Diario, 8/10/09).

4. La acometida oficial contra el SME se le va revertir muy pronto a Calderón y a sus amigos, pues busca doblegar por vías anticonstitucionales e ilegales a la organización sindical a fin de poder entregar el control de la industria eléctrica al capital trasnacional, por lo que no es sólo violatoria de la autonomía sindical y de derechos fundamentales de los trabajadores electricistas, lo que la hace una agresión contra la clase trabajadora del país en su conjunto, sino que constituye también una agresión contra el pueblo mexicano al tener como finalidad última entregar de manera ilícita la industria eléctrica a corporaciones privadas extranjeras, contradiciendo el principio sustentado en los artículos 25 y 28 constitucionales, que establecen que el sector público tendrá a su cargo, de manera exclusiva, diversas áreas estratégicas entre las que señala la electricidad.

5. La intentona de Los Pinos no entraña sorpresa alguna, pues se sabe que los estrategas del PP español han escogido esta coyuntura para el enfrentamiento con el SME para desviar la atención social por el fracaso de Calderón ante el paquete presupuestario de 2010. Diversos medios internacionales han señalado desde hace días, mucho antes de que la Secretaría del Trabajo desconociera a la dirigencia sindical, que el gobierno de facto calderonista prepara una ocupación policiaco-militar de las instalaciones de Luz y Fuerza del Centro con el objetivo de destruir al SME y proceder a la privatización de la compañía, por lo que dada esta situación nada de lo que acontezca podría sorprender (Labor Notes, núm. 2478).

6. Los hechos derivados de la decisión del gobierno de facto de desconocer a la legítima dirigencia del SME se han ido presentando así como una nueva tragicomedia del calderonismo. Envalentonado, Calderón convocó ya el miércoles desde León, con aires de farsante, a emprender una nueva reforma energética, y el titular de Gobernación boletinó a los medios una serie de advertencias asumiéndose como un jefe militar en guerra contra los electricistas, lo que no descarta aplicar en este caso toda la fuerza del Estado. Un caso que tiene su origen en una provocación gubernamental: la decisión de Calderón y Lozano de desconocer a la legítima dirigencia del SME.

7. La insensata andanada de Calderón y Lozano contra el SME es aún más irracional al ir dirigida contra un sindicato que ha tenido una dirigencia moderada, dispuesta al diálogo y a la negociación, y que sólo se opuso a las pretensiones del gobierno cuando éstas fueron abiertamente descabelladas, como ahora, en que Calderón y Lozano han pretendido que su secretario general, Martín Esparza, aceptase el despido de 20 mil trabajadores para reducir a la mitad la plantilla laboral, y convalidase las demás políticas oficiales en vías a liquidar Luz y Fuerza del Centro, según han filtrado a los medios funcionarios de la propia Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

8. En todo caso, la decisión gubernamental de buscar esta confrontación deriva también del nerviosismo de las mafias en el poder por mantenerse en él, ya que entienden que los enclaves sindicales que conservan espacios democráticos serían una fuerza importante de oposición en 2012, por lo que buscan desde ahora destruirlos. Y si han fracasado hasta ahora en el caso del sindicato minero creen poderlo lograr con los electricistas. De ahí la desaforada campaña en los medios contra el SME buscando presentarlo como el responsable de las prevaricaciones e ineptitudes del grupo calderonista y culpándolo del mal manejo de la industria eléctrica del país, que se ha estado privatizando de manera anticonstitucional e ilegal en los últimos cuatro sexenios, y que ahora Calderón quiere compartir aún más con sus asociados españoles.

9. Los usufructuarios mexicanos del poder se asemejan de esta manera en el tercer año del sexenio, ante la impotencia e ineptitud del gobierno de Calderón para privatizar las empresas públicas, a los miembros de una gavilla del Lejano Oeste que tras entrar a asaltar un banco y no lograr abrir la caja fuerte se culpan unos a otros y se dedican a atracar a todo aquel que encuentran.

10. Las exigencias de la ultraderecha mexicana, que evidenciando un nerviosismo desquiciado ha perdido por completo el sentido de la realidad, y se está lanzando en múltiples ámbitos contra la mayoría de los mexicanos, están empinando al gobierno de facto a una situación cada vez más difícil que no hace sino ahondar la crisis del país y exacerbar el ánimo de amplios sectores.
 

 

 

Ante el fracaso, la represión

ÁLVARO DELGADO

MÉXICO, D.F., 12 de octubre (apro).- No hay un solo dato, uno solo, para callarle la boca a quienes afirman que Felipe Calderón encabeza un gobierno inepto. Es vasta, en cambio, la información que sustenta su talante represor.

         La liquidación de la compañía Luz y Fuerza del Centro materializa, en la forma y en el fondo, esas dos características del gobierno actual, que tramó y operó esa batida en la oscuridad, como acostumbran los faltos de valor.

         El mensaje que se envía es inequívoco, por si alguien tenía todavía alguna duda: La represión policiaco-militar contra cualquier individuo y organización que manifieste posturas disidentes o que la facción que gobierna y sus jefes considere como tales.

Por eso tampoco hay que ver la liquidación de Luz y Fuerza del Centro como una postura antisindical de Calderón, cuya legalidad está en entredicho, sino de represión selectiva:

         Mientras termina con esa empresa, supuestamente para sanearla de la voracidad sindical, y lanza al desempleo a 40 mil trabajadores, se afianzan las complicidades con capos de la talla de Elba Esther Gordillo, Carlos Romero Deschamps, Valdemar Gutiérrez, Víctor Flores Morales, Ramón Gámez y Víctor Fuentes, el heredero de Leonardo La Güera Rodríguez Alcaine, que representa a la facción de electricistas del oficialismo.

         La ecuación política es sencilla: A falta de logros de gobierno, acciones quirúrgicas espectaculares; a los aliados gracia y a los enemigos paredón.

Así, con la economía a pique y el desempleo boyante, con los criminales impunes y ensangrentado el territorio, Calderón opta por arrancar el aplauso de las hordas afines y se congracia con sus verdaderos jefes.

         ¿Pero cuáles son los "privilegios" que llevaron a la quiebra a la compañía? Veamos la información oficial: Los empleados no pagan la luz porque tienen derecho al consumo gratis de 350 kilowats; obtienen de aguinaldo el equivalente a 50 días de salario, y el "incentivo por desempeño" es de 66.67% del sueldo base.

         También los empleados tienen ayuda para despensa equivalente a 15% del sueldo bruto; un fondo de ahorro que representa 22% del sueldo base; ayuda para transporte de 12.5% del sueldo base y  apoyo para renta de 34.5%, también del sueldo base.

         Una aclaración: Estos "privilegios" no son de los trabajadores de base, la mayoría afiliados al Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), sino de los centenares de miembros de la alta burocracia de la empresa, los de confianza, que suman esas prestaciones a sus de por sí altos sueldos.

         El ejemplo más claro es el de Jorge Gutiérrez Vega, director general de la empresa, quien tiene un sueldo mensual de 197 mil 642 pesos y que, con las prestaciones descritas –además de dos automóviles y teléfonos celulares– suma los 250 mil pesos cada mes.

         ¿Merece el director general de la empresa tamaños ingresos, cuando no ha sido capaz de dirigirla con eficacia? ¿Lo merecen también los 10 subdirectores que cobran, cada uno, un promedio de 150 mil pesos cada mes, además de esas prestaciones? Por como actúa el gobierno de Calderón, la respuesta es sí.

         Pero, en contraparte, es delito aspirar a una mejor calidad de vida y es peor todavía que un sindicato actúe para lo que fue creado. Lo correcto es que un trabajador acepte cobrar lo menos posible –en una de esas hasta gratis– y un sindicato sea sinónimo de mansedumbre.

Y estas parecen ser las recomendaciones del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), que condena que, desde 2001, los trabajadores de la industria eléctrica hayan obtenido un promedio de 9% de aumento a sus salarios.

Según un análisis del IMCO, publicado por el diario Reforma el 7 de octubre, la eléctrica es la actividad con el mayor salario promedio del sector industrial, ya que es dos y media veces más alto que el de otras ramas. Así, en 2000, un trabajador del sector industrial cobraba 129 pesos al día en promedio, mientras que uno de la industria eléctrica cobraba el doble: un promedio de 272 pesos.

Ese organismo privado aduce que esta diferencia se ha mantenido desde 2001, el primero de los nueve años de gobierno del PAN, cuando los trabajadores de la industria eléctrica han obtenido una tasa de crecimiento salarial de 9% anual.

Así, según el análisis del IMCO, actualmente un trabajador de la industria eléctrica gana 593.48 pesos diarios en promedio, contra 230.22 pesos de otros sectores, por lo que se mantiene consistentemente el doble de las percepciones.

Otro cosa que al IMCO le parece inaceptable es que un trabajador jubilado de la compañía de Luz y Fuerza del Centro reciba un aumento de 40% con respecto al salario de los trabajadores en activo.

Otros "privilegios" de los trabajadores de esa empresa eran –porque ya no existen más– que se les practicasen dos exámenes médicos cada año, una ayuda de mil 500 pesos para lentes graduados, entrega de útiles escolares y un aguinaldo equivalente a 54 días de su salario.

         Como se ve, no han sido los "privilegios" del SME los que llevaron a la quiebra a LyFC y, en todo caso, no han sido los únicos a juzgar por la incompetencia y las canonjías de la alta burocracia de la empresa.

Sólo los que no quieren no ven el trasfondo político de la medida que, como otros montajes, tratan de ocultar la ineptitud del gobierno de Calderón que, vengativo, recurre a la represión y, además, el negociazo con la fibra óptica.

Que no se olvide: Calderón convalidó el convenio para explotar ese recurso mediante la empresa WL Comunicaciones, S.A. de C.V., cuyos principales accionistas son Fernando Canales Clariond y Ernesto Martens, nada menos que secretarios de Energía de Vicente Fox, y que se han callado la boca…

Apuntes
 
¿Con este gobierno y su partido, el PAN, se quieren aliar el Partido de la Revolución Democrática (PRD) para derrotar a Ulises Ruiz en Oaxaca, Fidel Herrera en Veracruz y Mario Marín en Puebla? Jesús Ortega y su corriente de Nueva Izquierda sí. Pero ¿Andrés Manuel López Obrador lo consentirá sólo para tomar un respiro electoral, que en realidad será un respiro para el PAN? ¿Qué argumentó dará para tales alianzas Javier Corral Jurado, operador directísimo de Calderón, con quien se reconcilió a cambio de la presidencia de la Comisión de Gobernación de la Cámara de Diputados?

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s