Escenarios del sindicalismo en Mexico no cambia

Escenarios del sindicalismo para el 2001

 

Salvador Corro

 

El sindicalismo en México ha iniciado una etapa de transformación, apenas perceptible, que terminará renovándolo.

Según especialistas en procesos de trabajo, consultados por Proceso, las siguientes son algunas de las vertientes que se observarán en un mediano y largo plazo, en este proceso de renovación del sindicalismo:

–Desaparición del corporativismo en México, producto de una consistente lucha democrática y desaparición de los compromisos entre sindicalizados y votantes efectivos en periodos electorales;

–Erradicación de la simulación y la unilateralidad en las relaciones laborales, estableciendo renovadas políticas de acercamiento hacia los trabajadores y convencimiento a través del trabajo y la aplicación de políticas con beneficios reales;

–Eliminación de los contratos "fantasma", los cuales afectan de manera directa a los trabajadores, e indirectamente a los empresarios, al generar empleos mal respaldados, así como la eliminación de obligaciones "fantasma", que en realidad terminan en evasión fiscal;

–Impulso a la reforma social, a partir de una nueva cultura por la educación para el trabajo y ampliaciones en la calidad de lo hecho en México;

–Apoyos reales para la reforma sobre productividad laboral, generando mejores empleos, mejor remunerados y amplias expectativas de desempeño laboral al interior del país, como al exterior.

–Disminución paulatina de las tasas de sindicación en México, provocada por una posible ruptura de los trabajadores con sus sindicatos, así como de una pérdida de representatividad laboral. Predominio de la contratación por tiempo, marginales a los sindicatos, así como de una nueva vertiente económica enfocada exclusivamente a la productividad y la competitividad del trabajador;

–Posibilidad de que desaparezcan los convenios colectivos de trabajo, siendo sustituidos por innovadores mecanismos de autorregulación empresarial, así como el aumento en la participación de organismos internacionales, los cuales establecerán una mayor regulación en la oferta y generación de empleos.

–Los ambientes laborales serán cada vez más parecidos en su modus operandi, y serán cada vez más globales, es decir otorgarán servicios idénticos en cuanto a productividad y resolución de problemas simples y específicos.

–Se mantendrá una lucha consistente por erradicar el proteccionismo y las políticas que lo generan, lo que conlleva a que se tenga en constante debate posibles reformas a los contratos colectivos de trabajo.

–Los contratos colectivos de trabajo no logran en el mediano y largo plazo sus propósitos sociales de penalizar los despidos injustos y la creación de un seguro de desempleo sostenido por el Gobierno Federal en coordinación con el sector empresarial del país.

–Se deberá de continuar negociando en el marco del TLCAN la protección de los trabajadores migrantes en el plano económico, social y legal; con todo y que se mantengan amplias dificultades de competitividad laboral y capacitación técnica.

–Las políticas de localización de las empresas continuarán basándose en criterios tales como la disponibilidad de personal altamente calificado, así como mejores accesos geográficos y de relativa o nula presencia de organizaciones sindicales.

–La nula presencia de interlocutores de los trabajadores generará insuficiencias en las capacidades de negociación entre los organismos sindicales y las grandes empresas trasnacionales.

–Continuidad en el proceso de desafiliación de los trabajadores, principalmente de los sindicatos oficiales.

–Creación de renovados organismos independientes de los oficial, ampliando su base de afiliados al aceptar a los trabajadores al servicio del Estado.

–La conformación de alianzas entre los organismos de reciente creación independiente, establecerá su liderazgo de futuro y su capacidad para negociar de manera directa con el nuevo gobierno federal.

–Una mejoría salarial no es previsible ni en el corto ni en el mediano plazo, debido a un consistente debilitamiento de las instituciones y de los mecanismos creados para mejorar la calidad de vida de los trabajadores como el Infonavit, el Fonacot y la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos.

–La reducción de gastos en seguridad social continuará siendo una de las prioridades de los países.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s